Temas

OKUPAS

14/09/2020 · PENAL

Una de las problemáticas que nos ha traído la pandemia que todavía sufrimos es la de las ocupaciones de viviendas. Diariamente los medios de comunicación nos ilustran con numerosos casos, y ponen de manifiesto la preocupación social que genera, siendo habitual ver en las noticias como los vecinos de las viviendas ocupadas se organizan para presionar a los ocupas, intentando así conseguir que las dejen.

 

Estamos ante un problema que no tiene fácil solución, y que, aparentemente, quien está más protegido ante esta situación es el propio ocupa, mientras que el propietario tiene que embarcarse en una cruzada legal para conseguir recuperar la posesión de su vivienda.

 

Desde el punto de vista legal, y dejando al margen algunas opiniones que recomiendan utilizar la misma moneda que el ocupa, es decir, ocupar al ocupa, el ordenamiento jurídico vigente facilita medios para la recuperación rápida de la posesión de la vivienda, bien entendido que cuando decimos rápido no es inmediatamente, pues necesitaremos autorización judicial, pero no necesariamente es preciso esperar a la terminación de un lento procedimiento judicial.

 

Comienzan así a oírse voces, como la del Magistrado del Juzgado de Instrucción 4 de Córdoba, don José Luis Rodríguez Lainz, que defienden la restitución inmediata de la vivienda usurpada, incluso ante el mismo Juzgado de guardia, por la vía de la restitución del efecto del delito del art. 334.3º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

 

La tipificación penal de la conducta del ocupa se encuentra prevista en el art. 245.2 del Código Penal:

 

El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

 

Y la restitución de los efectos del delito está prevista en el mencionado art. 334.3º de la Lecrim:

 

“Los efectos que pertenecieran a la víctima del delito serán restituidos inmediatamente a la misma, salvo que excepcionalmente debieran ser conservados como medio de prueba o para la práctica de otras diligencias, y sin perjuicio de su restitución tan pronto resulte posible. Los efectos serán también restituidos inmediatamente cuando deban ser conservados como medio de prueba o para la práctica de otras diligencias, pero su conservación pueda garantizarse imponiendo al propietario el deber de mantenerlos a disposición del Juez o Tribunal. La víctima podrá, en todo caso, recurrir esta decisión conforme a lo dispuesto en el párrafo anterior.”

 

La restitución del efecto del delito, en este caso la vivienda usurpada, es un derecho de la víctima garantizado por el art. 15 de la Directiva 2012/29/UE, y no debe limitarse a los bienes muebles, sino que debe extenderse a otros bienes jurídicos como la posesión inmobiliaria.

 

 En el enlace que acompañamos se hace un estudio pormenorizado de la cuestión por el Magistrado mencionado. En definitiva, sí que el ordenamiento jurídico facilita armas al propietario de la vivienda para su recuperación por los cauces legales.

¿Es jurídicamente posible el desalojo inmediato de viviendas objeto de un delito leve de ocupación ilegal.pdf

Descargar

¡Compártelo!